Que la llegada del coronavirus va a dejar un gran impacto en la sociedad es evidente. Como se ha podido ver en apartados anteriores, no solo el sector de la salud va a sufrir las consecuencias negativas. Sin embargo, es importante poder identificar que riesgos enfrentan el resto de los sectores, para ello se pueden evaluar tres aspectos clave, los dos primeros hacen referencia a la demanda de suministros, el último en cambio hace referencia directa a la situación generada por la interrupción de esos suministros: 

  • EL IMPACTO EN LA CONFIANZA DE LA SOCIEDAD:  

Los mercados financieros siempre se ven salpicados ante cualquier alteración de la vida diaria. A medida que caen los mercados, las tasas de ahorro de los hogares también disminuyen y eso hace que a su vez el consumo caiga, debido en gran parte a la inseguridad que se crea en la sociedad.  

  • EL IMPACTO EN LA CONFIANZA DE LOS CONSUMIDORES: 

Si bien el rendimiento del mercado financiero y la confianza del consumidor están relacionados muy estrechamente, los datos a largo plazo también muestran que la confianza del consumidor puede caer incluso cuando los mercados se estén recuperando. Por ello se espera que el Covid-19 sea un golpe directo a la confianza, el cual mantendrá a los consumidores en casa, cansados ​​de los gastos extras que pueden verse ocasionados por el aislamiento y con una visión pesimistas sobre el fin de esta situación. 

  • PARADA DE LA CADENA DE SUMINISTROS: 

A medida que el virus detiene la producción y deshabilita los componentes críticos de las cadenas de suministro, las brechas se convierten en problemas, la producción se detendráy se producirán despidos. 

Estos tres puntos, han desencadenado que las empresas de todo el mundo deban tomar una serie de decisiones decisivas para su futuro. Que el inicio de la pandemia se encuentre en China, zona conocida como la fábrica del mundo, no ha hecho más que complicar que la continuidad de las cadenas de suministro por falta de materiales.  

A causa del parón comercial de China, un gran número de multinacionales vio peligrar su desarrollo empresarial. Pero no ha sido hasta que los gobiernos han decretado el estado de alarma en los distintos países, que un gran elevado número de compañías se han visto afectadas. 

Todas aquellas empresas que han podido ofrecer a sus empleados la opción de trabajar desde casa lo han hecho, sin embargo, sigue existiendo un gran número de empresas que ha tenido que someterse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). 

Existen muchos motivos por los que las compañías pueden acogerse a un ERTE, en los que se encuentran los motivos “de fuerza mayor”, que engloban a los eventos extraordinarios externos a la actividad empresarial, como es el caso de una pandemia a nivel mundial.  

Aunque a simple vista, el tema económico pueda parecer que es el único riesgo que las empresas pueden afrontar, no es la realidad. Como ya se ha comentado, todas aquellas empresas que han podido ofrecer a sus trabajadores la opción de teletrabajar han intentado mantener su rutina laboral, sin embargo, no están exentas de riesgos. 

¿QUÉ RIESGOS CONLLEVA EL TELETRABAJO?

Si bien el mundo se centra en la amenaza sistémica que representa Covid-19, los ciberdelincuentes de todo el mundo, sin duda, están preparados para capitalizar la crisis lanzando un tipo diferente de «virus». Cada día, más empleados trabajan de forma remota, y las empresas pueden enfrentar la posibilidad de funcionar con poco o ningún personal de manera presencial. 

En este contexto, tanto los responsables empresariales como los empleados deben tener el máximo cuidado para protegerse, del mismo modo que protegen la información confidencial de la empresa. 

Los empleados deben: 

  • Ser más cuidados con sus correos electrónicos y las posibles estafas de phishing: Durante el mes de febrero y sobre todo principio de marzo, las estafas a través del correo electrónico han aumentado. La necesidad por conocer más sobre el coronavirus ha llevado a que un gran número de usuarios acepte y consulte correos electrónicos con un remitente poco fiable. Para evitar estas situaciones es recomendable elevar las barreras cibernéticas, introduciendo la autenticación multifactor, por ejemplo.  
  • Realizar un buen uso cibernético: Evitar el uso del bluetooth, actualizar todos los sistemas de seguridad y no conectarse a redes públicas puede ser un paso importante para evitar los ciberataques. 
  • Utilizar solo WiFi seguro y conocido: trabajar con conexiones a Internet seguras y protegidas con contraseña es indispensable, sin embargo, cuando un empleado se ve abocado a utilizar una red pública deberá asegurarse previamente de su fiabilidad, evitando, aun así, compartir contraseñas. 

Los líderes empresariales deben: 

  • Ofrecer a sus trabajadores un acceso remoto fiable: Además es importante anticiparse y realizar las gestiones previamente, evitando llegar al colapso y bajar las barreras cibernéticas en el peor momento. 
  • Mantener la confidencialidad de la información: proporcionando direcciones de correo electrónico laborales, para que los empleados no deban usar las suyas personales. 
  • Proporcionar a los trabajadores los dispositivos electrónicos necesarios, que se encuentren protegidos y actualizados. 

Las herramientas de acceso remoto han avanzado de manera increíble en los últimos años, gracias a lo cual hace posible el trabajo remoto ante situaciones de emergencia. Sin embargo, la protección de los datos nunca se encuentra asegurada, y las empresas deben estar preparadas para asumir esos riesgos. No obstante, con una fuerte combinación de tecnología y conocimientos y capacitación de los empleados, se puede hacer de manera segura e inteligente.